Julie – Episodio 7

Veo gente moviéndose como ondas de luz en un río. Un enjambre demacrado que se balancea entre calles silenciosas.

Más que caminar, parecen deslizarse suavemente. Callados, inexpresivos, su rostro envuelto como si estuviera sellado por una máscara de acero.

Me imagino sus bocas, sus sonrisas desvanecidas, entregadas a un tiempo donde todo está bloqueado con la esperanza de que un fantasma inquieto calme su ira y se duerma para siempre.

Este monstruo impalpable se derrama y azota, un fragmento sin vida propia que muerde y mata. Tan tranquilo en su paso que no se apresura, consciente de que en la batalla por la supervivencia inducirá al guardián a volverse contra su protegido y dejarlo exhausto y solo para morir en un mar oscuro y frío.

Sin embargo, todo cambia rápidamente en este tiempo inmovilizado por el miedo y el cálculo de la conveniencia. Sin embargo, el enemigo no es tan invisible. Vive, respira, crece y se multiplica con cada latido vital, en cada rincón del planeta. Todo se necesita y todo se ha llevado. Está dentro de la miseria existencial, en el océano social que le obedece como el más fiel de los sirvientes, cuya ciega sumisión no se atreve a pensar en mirar más allá del horizonte de estos hechos a pesar de todo, distantes en el espacio y sin embargo aferrados a la misma raíz: en nombre del poder todo debe ser aceptado.

Pero ahí está, está ahí. Si bien su ser efecto delata su apariencia, como todo, en esta época dominada, se convierte en causa; para que la medida de todo se traduzca una vez más en un fetiche decadente y la verdad muera en la madrugada junto con los sueños, para volver a levantarse en esperanza y dejar que la rueda de los perdedores dé otro giro para todos los días que vienen. ¿Qué puedes lograr cuando no queda nada más que pedir que esperanza?

Si nos acercamos corremos peligro, si nos tocamos enfermamos, si nos mantenemos alejados ahuyentamos al microbio asesino pero no al cáncer virulento que nos divide y adormece la razón. ¿Nuestro único destino es el de animales voraces y exterminadores?

Necesitamos héroes para apoyar estas vidas desgarradas, separadas por una narrativa de muerte. ¿Llegará un mundo donde la justicia ya no sea venganza?

Me doy cuenta de que he caminado kilómetros. Quizás he perdido el sentido de mi andar. Veo a una niña que busca la mano de su madre, sobrecargada de bolsas de las que brotan coloridas frutas y verduras. Un hombre las sigue con un comportamiento audaz y mientras gesticula le explica a quien esté al otro lado del teléfono que muchas cosas están cambiando y nada volverá a ser como antes. Su mirada es atenta y no pierde de vista a madre e hija pero sus manos están demasiado ocupadas dibujando palabras obvias para ser de ayuda.

Dos policías están apostados en una esquina. Giran mecánicamente sus cabezas en todas direcciones como cámaras que registran cada momento de esa visión surrealista de la ciudad.

Una ambulancia zumba en la avenida desierta. El sonido penetrante de su sirena es aún más siniestro y los dos agentes intercambian una mirada avergonzada que sabe a impotencia.

prumess

La voz acre de Dolores O’Riordan arremete en la calle desde alguna ventana por aquí. Su grito de rabia es como un puñal que brilla en la noche

“The animal, the animal

The animal instinct in me

It’s the animal…”

Siento que en mi mente es como un algoritmo que busca en las muchas vidas que he vivido. La imagen de Rupert y sus extrañas manías parpadean en mi memoria. Su historia de ese chico inglés barbudo que miraba el mundo a través de sus gafas redondas e imaginaba solo el amor, cuyo rostro él veía descarnado y derretido. Su risa interrumpida por una tos insistente y su mirada que se lanzaba hacia lo imposible.

El carrusel publicitario nunca se detiene. Las vallas publicitarias en el gran edificio de la plaza todavía sacan letras en llamas. Todavía hablan del mundo de ayer pero los días nunca vuelven, excepto como recuerdos.

Me viene a la mente una cita de Milton Mayer: 

El arte de morir con gracia no se anuncia en ninguna parte, a pesar de su enorme potencial de mercado“.

Ninguna escalera conduce al cielo. A mí también me gustaría ser una roca y no rodar.

Bebo un té y pienso en todas las cosas que me han pasado. A los que les pasará a las vidas en las que entro y de las que saldré más convencida de que si algo hay que saber, nunca podré entenderlo del todo. Dudas es lo que siempre queda.

Recuerdo la primera vez que vi a Julie inclinada sobre la balaustrada donde el río se curva y parece correr con gracia hacia el mar.

Julie llevaba las marcas de una lucha desigual, de un sueño azul roto y pisoteado. Con los ojos cansados ​​de llorar y los labios hinchados por atreverse a ser sincera, solo por querer ser, nada más que ser.

prumess

– Julie, ¿puedes oírme? ¿Me ves? ¿Puedes sentir que estoy cerca de ti? Entraré en ti, no te quitaré la vida. Te la devolveré más auténtica. No podré liberarte de todo pero romperé esa cadena que te quita cada aliento de vida.

Viví su infeliz existencia durante unos días que parecían siglos. Las garras de ese hombre merecían ser rotas. Un ser brutal que quería poseer más de lo que se le permitía. Escabroso y podrido, cuyos ojos no podían ver sino que objetos que romper.

¿Cómo llamas a los hombres que temen a un espíritu más vivo y más fuerte y no se levantan? ¿Cuya cobardía exige amor mientras aniquilan la voluntad y violan el cuerpo para reducirlo a una burla y algo indeseado?

– Julie, ya no estarás a la imagen y semejanza de nadie más que de ti misma.

Aquella noche el río parecía más claro, reflejaba el resplandor del atardecer y las luces de la ciudad se dibujaban como pequeñas llamas que florecían en el agua y se elevaban levemente en vuelo.

Mientras el viento frío movía el cabello rubio de Julie, la imaginé tirada en el agua. Cándida e inocente, como Delaroche pintó la Jeune Martyre.

– Julie, no quiero ver tus manos atadas, ni tus ojos muertos mirar al cielo que no te escuchó. Nada que ilumine tu cabeza sin vida sino tu alma iluminada que vive y se regocija.

¿Cuántas Jeune Martyre seguiremos contando cada día que envíe esta tierra?

¿Cuántas Julie? ¿Demasiado pobres, demasiado lejos, demasiado solas, demasiado abandonadas, demasiado desesperadas para liberar sus manos, para no terminar tiradas en el agua y brillar sin vida?

La culpa de ser mujer se había apoderado de Julie. Otra joven mártir estaba a punto de ser sacrificada. Comida deliciosa en la mesa de los prejuicios. Supremacía machista, religión, convenciones sociales. La libertad se convierte en un crimen y la virtud suprema es la sumisión ciega. La vida no redimida es una contradicción.

– No, Julie. Tus zapatos rojos no acabarán en la plaza bajo las indiferentes banderas ondeantes. No una extensión de color carmín, sino una multitud de mujeres que viven cada una como un individuo y nunca como una muchedumbre.

prumess

Dedicado a todas las mujeres. Que ninguna de ellas sea otra cosa que una persona.

Prumess© All rights reserved by Naralimon s.c.